SAN FRANCISCO – Los trabajadores migrantes del programa H-2A de trabajadores agrícolas temporales brindan mano de obra estacional crítica a granjas de toda California, dedicando semanas fuera de casa en trabajos agotadores pero necesarios para apoyar la industria agrícola de $49 mil millones del estado.

El programa H-2A permite a empleadores que anticipan una escasez de trabajadores en EE.UU. traer mano de obra de otros países para realizar trabajos agrícolas o servicios de carácter temporal o estacional. Un esfuerzo en curso del Departamento de Trabajo de EE.UU. ha revelado que algunas granjas de California no han proporcionado a los trabajadores H-2A el salario, los beneficios y las protecciones personales que exige la ley.

En una serie de investigaciones entre abril de 2020 y febrero de 2022 por parte de la División de Horas y Salarios del departamento se descubrió que varias granjas no estaban cumpliendo con sus responsabilidades bajo el programa H-2A. Las investigaciones encontraron que cinco empleadores agrícolas no proporcionaron comidas o instalaciones de cocina, no pagaron los costos requeridos de transporte de entrada y salida del país, ni de comidas, y permitieron que los trabajadores fueran transportados de manera insegura. La división también determinó que algunas granjas redujeron los salarios de los trabajadores, no les proporcionaron un contrato según lo requerido, o no cumplieron con los términos.

Las cinco investigaciones resultaron en la recuperación de $225,114 en salarios atrasados para 588 trabajadores y $54,617 en multas. Estos fueron los casos y sus detalles:

Adam Bros Farming en Santa María: no proporcionó comidas ni instalaciones de cocina, transporte ni costos de comidas. No entregó el contrato al momento de la contratación, no pagó todos los salarios requeridos y dedujo ilegalmente los costos de las comidas, incluso cuando no se proporcionaron las comidas. No cumplió con otras leyes estatales y federales. El empleador pagó $94,146 en salarios atrasados a 30 empleados y $7,862 en multas.
Boavista Farms en Santa María: no pagó los costos de comida y transporte de entrada y salida requeridos. No entregó el contrato al momento de la contratación y no pagó todos los salarios requeridos ni cumplió con otras leyes estatales y federales. A Boavista Farms se le ordenó pagar $43,297 en salarios atrasados a 28 empleados y $5,361 en multas.
Profresco Inc. en Santa María: no pagó todos los costos de comida y transporte entrantes y salientes requeridos, y el transporte no cumplió con los requisitos de seguridad. No cumplió con los requisitos de la orden de trabajo al no indicar los términos y condiciones reales y no cumplió con otras leyes estatales y federales según correspondía. Profresco Farms pagó $50,789 en salarios atrasados a 471 empleados y $7,505 en multas.
SARC en Nipomo: no pagó los costos de comida y transporte de entrada e hizo deducciones indebidas por comidas y horas trabajadas no pagadas. No garantizó los estándares de salud y seguridad, y las comidas preparadas no cumplieron con los estándares de salud locales, lo que provocó que algunos trabajadores se enfermaran después de consumir el almuerzo en mal estado. SARC tampoco proporcionó equipos y suministros de protección personal a los trabajadores. El empleador pagó $34,996 en salarios atrasados a 42 empleados y $13,160 en multas.
Togliatti Farms LLC en San Martín: no pagó el transporte entrante requerido y no pagó la tasa de pago requerida. No mantuvo los registros requeridos y no cumplió con los requisitos de la declaración de pagos. No se comunicó con los ex empleados de EE.UU. para solicitar su regreso al trabajo según lo requerido y no publicó la información H-2A de manera visible para que los trabajadores la vieran. Este empleador proporcionó viviendas que no cumplían con los requisitos de seguridad y salud. A Togliatti Farms se le ordenó pagar $1,885 en salarios atrasados a 17 trabajadores y $20,729 en multas. El empleador también acordó el cumplimiento futuro y pagó todas las obligaciones monetarias.

“Los empleadores que se benefician del programa de trabajadores invitados H-2A deben ser conocedores de todas sus responsabilidades”, dijo Rubén Rosalez, administrador regional de Horas y Salarios en San Francisco. “Los trabajadores agrícolas empleados bajo el programa H-2A deben recibir el pago que exigen sus contratos y recibir lo que necesitan para vivir y trabajar de manera segura mientras contribuyen con mano de obra crítica a la industria agrícola de California”.

A nivel nacional, la División de Horas y Salarios  investigó 735 casos de violaciones de H-2A en los últimos dos años fiscales. Estas investigaciones lograron la recuperación de $9,092,624 en salarios atrasados para 13,408 trabajadores y generaron $9,520,624 en sanciones civiles de los empleadores por violaciones de las leyes laborales federales.

Para más información sobre los derechos de los trabajadores agrícolas y leyes de cumplimiento de la división, contactar la línea de ayuda gratuita al 866-4US-WAGE (487-9243). La división hace cumplir la ley sin importar el estatus migratorio del trabajador y puede comunicarse en mas de 200 idiomas. Sepa más sobre la División de Horas y Salarios, incluida una herramienta de búsqueda si piensa que hay salarios atrasados recuperados por la división.

Leave a Reply

Your email address will not be published.