BOSTON – Un empleado que trabajaba para dos contratistas de construcción de Massachusetts estaba ejerciendo sus derechos cuando se quejó ante su supervisor por no recibir el pago de horas extra y solicitó el salario que le correspondía. Las dos compañías respondieron con una campaña de represalias, presionando al trabajador a retirar su reclamación por el pago de las horas extra. Convencieron a otros individuos de perseguir y amenazar a la familia del trabajador, y les dijeron a los demás empleados que podrían perder sus puestos porque el trabajador solicitó el pago de horas extra que se le debían de acuerdo a la ley.

Una investigación de la División de Salarios y Horas del Departamento de Trabajo de EE. UU. determinó que las acciones de los contratistas violaron las disposiciones contra represalias de la Ley de Normas Justas de Trabajo (FLSA). La Oficina del Procurador del Departamento presentó una demanda contra los acusados y obtuvo una orden de restricción temporal en el Tribunal de Distrito de los EE. UU. del Distrito de Massachusetts, en octubre de 2020.

Ahora, el tribunal ha emitido sentencias que prohíben permanentemente a JKA Construction Inc. de Watertown y a Mendes Candido Framers Corp. de Hudson tomar represalias contra los empleados, y ha dictaminado que le paguen al exempleado una suma total combinada de $100,000 en daños punitivos.

Las sentencias prohíben expresamente a JKA y a Mendes Candido inhibir a cualquier empleado que ejerza sus derechos según la FLSA mediante lo siguiente:

Acoso o intimidación de cualquier empleado o de los familiares del empleado.
Amenaza de daño a empleados o a sus familiares.
Amenaza de cerrar las empresas.
Despido o amenaza de despido de los empleados o comentarios que indiquen la pérdida de sus puestos de trabajo.

“Este caso deja en claro que el Departamento de Trabajo de EE. UU. no tolerará represalias ilegales de ninguna forma, incluidas aquellas en las que los empleadores amenazan a trabajadores o sus familias por hacer valer sus derechos conforme a la Ley de Normas Justas de Trabajo,” declaró la procuradora laboral regional, Maia Fisher, en Boston. “Tal como lo hizo el Departamento de Trabajo en este caso, litigaremos agresivamente para garantizar que los empleadores no tomen represalias y los empleados estén protegidos cuando hacen valer sus derechos. Los empleadores deben ser conscientes de que tomar represalias contra los trabajadores puede ser muy costoso, ya que podemos y exigiremos resarcir daños punitivos en casos como este.”

“Los trabajadores deben sentirse habilitados para dar un paso al frente y reclamar cuando sus empleadores les niegan los salarios que se han ganado. La ley prohíbe las represalias o la intimidación por reclamar sus derechos,” expresó Carlos Matos, director distrital de la División de Salarios y Horas, en Boston. “Para prevenir este tipo de violaciones, alentamos a los empleadores y trabajadores a contactarse con nosotros para tomar conocimiento de sus derechos y responsabilidades. La división cuenta con investigadores multilingües, quienes pueden comunicarse por teléfono con las personas que llaman en más de 200 idiomas y la división ofrece asesoramiento en línea en una amplia variedad de idiomas.”

JKA ha presentado un recurso de apelación contra la sentencia que el tribunal dictó en su contra.

Para obtener más información acerca de la FLSA y otras leyes que hace cumplir la división, llame a la línea de ayuda gratuita de la agencia, al 866‑4US‑WAGE (487‑9243). Obtenga más información sobre la División de Salarios y Horas, incluida una herramienta de búsqueda para utilizar si cree que es posible que le adeuden salarios atrasados y hayan sido cobrados por la división.

Secretaría de Trabajo vs. JKA Construction Inc., Mendes Candido Framers Corp. y Luiz Mauro Vilela, Jr.

Acción civil No. 1:20-cv-11944-RGS 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.