BANCROFT, ID – Trabajadores viajan con frecuencia cientos y hasta miles de millas desde sus países de origen hasta EE.UU. para realizar trabajo temporal, especialmente en la industria agrícola. Su labor es vital para el suministro de alimentos a la nación, y dejan sus hogares y familias confiados que sus empleadores cumplirán con los requisitos del programa H-2A que protege sus salarios y bienestar.

Ese no fue el caso en una granja de papas de Idaho en donde investigadores del Departamento de Trabajo de EE.UU. determinaron que un empleador violó sus obligaciones de ley con los trabajadores invitados, les pagó de menos y les expuso a condiciones precarias. La investigación también descubrió que el empleador usó amenazas e intimidación para explotar a los trabajadores.

La División de Horas y Salarios del departamento encontró que la granja de papas Jorgensen Management Inc. en Bancroft violó intencionalmente las siguientes disposiciones del programa H-2A:

No pagó las tarifas requeridas a trabajadores locales contratados juntos a trabajadores con visa H-2A.
No dio a trabajadores H-2A al menos tres cuartas partes de las horas garantizadas en sus contratos.
No reembolsó a los trabajadores los costos de transporte.

Además de dichas violaciones, los investigadores determinaron que el empleador amenazó con terminar el contrato laboral y enviar a los trabajadores de regreso a México si rehusaban aceptar salarios con una tarifa menor a la requerida de acuerdo al programa H-2A. La división también encontró que Jorgensen violó la Ley de Protección de Obreros Agrícolas Migratorios y Temporeros al no cumplir con los estándares de seguridad y sanidad de vivienda requeridos. El empleador tampoco divulgó todas las condiciones del empleo, no proporcionó a los trabajadores declaraciones de los salarios y no les pagó a tiempo.

La investigación condujo a que el departamento recuperara $159,256 en salarios no pagados e impusiera $25,430 en multas.

“Al amenazar y estafar a algunos de los trabajadores con los salarios más bajos del país, Jorgensen Management mostró un desacato deliberado a la ley. El empleador creo un ambiente de trabajo tóxico y victimizó a trabajadores vulnerables”, dijo la Directora Distrital de Horas y Salarios Carrie Aguilar en Portland, Oregón. “El resultado de esta investigación envía un fuerte mensaje a otros empleadores de que la División de Horas y Salarios no tolerará abusos al programa H-2A y protegerá los derechos de todos los trabajadores en EE.UU.”.

En el año fiscal 2021, la División de Horas y Salarios realizó 1000 investigaciones sobre empleadores agrícolas, ayudó a más de 10,000 trabajadores a recuperar $8.4 millones en salarios atrasados e impuso hasta $7 millones en multas.

Para más información sobre el programa de visa H-2A y otras leyes de la división llame a la línea de ayuda gratuita de la agencia al 866-4US-WAGE (487-9243). Conozca más sobre la División de Horas y Salarios, incluyendo una herramienta de búsqueda para usar si usted cree que la división podría tener salarios atrasados.

Read it in English

Leave a Reply

Your email address will not be published.